Lo Que Pasa

Photo by Erik Mclean on Unsplash

Cuando no sabes cuanto tiempo va a durar la crisis, o la situación en la que estás, lo mas sencillo es seguir quejándote. Una forma distinta de verlo es decir. OK, no sé que va a pasar, pero tengo que enfrentarlo. Y entonces cambiar el mindset de lamentarse y al contrario ponerte a actuar.

Recordar que quizás en el pasado ya estuviste en una situación similar, y recordar que esa crisis pasó, y que lograste superarlo, es una forma de empezar a cambiar tu mente. Ya has estado ahí. Y la vez pasada lograste superarlo y cambiar cosas, encontrar formas distintas de hacer las cosas. De resolver situaciones y hasta de salir de tu zona de confort. Con la experiencia que ya tienes, ten la confianza, que esto pasará y que volverás a salir adelante.

Hay una frase de Marcus Aurelius que resume perfectamente como enfrentar la situación.

“It’s unfortunate that this has happened. No. It’s fortunate that this has happened and I’ve remained unharmed by it—not shattered by the present or frightened of the future. It could have happened to anyone. But not everyone could have remained unharmed by it.”

MARCUS AURELIUS

Recordar que tienes salud, que estás fuerte, con suficientes recursos y grupo de apoyo para salir adelante. Eso debe ser el mayor motivador. Esto que te pasa, tiene una razón de ser. Y saber que tu eres la persona indicada para enfrentarla, te ayudará a resolverlo.

Euthymia

Photo by manu schwendener on Unsplash

Como todos los días, cuando despierto, de las primeras cosas que hago es leer algo sobre los estoicos. Busco alguna frase, alguna estrofa, algo que me ayude a pensar y a orientar el día. A recordarme sobre las cosas que puedo controlar y tratar de avanzar en mi intento de ser una mejor persona.

El dia de hoy la primer palabra que leí es Euthymia. Euthymia es esencialmente creer en ti y confiar en el camino que has elegido. Es permanecer enfocado y no distraido por los caminos alternos que puedes seguir. Es la habilidad de no ser afectado, distraído o tener dudas. Y se oye muy bonito y algo que deberíamos tener.

Pero sobre todo es una palabra que nos ayuda a recordar lo que debemos de buscar. Estar en euthymia constante. Es imposible, pero es lo que debemos de aspirar a tener y llegar.

Confiar en el camino, permanecer enfocado. Encontrar el camino y seguir adelante. Confiar en el proceso. Y estar en paz. Sabiendo que vamos a llegar a la meta eventualmente.

Una Mente Calmada

Photo by Match Sùmàyà on Unsplash

“Cálmate. No te alteres. No te enojes”. Y entonces la reacción natural cuando alguien nos dice eso es enojarnos o alterarnos más. Y si bien nos lo dicen por qué buscan que estemos tranquilos y no nos alteremos, nuestro sentido o nuestro instinto entra y no hay forma de calmarnos. O eso creemos.

O en otras ocasiones tomamos decisiones cuando estamos en el calor del problema. Cuándo tenemos la mente nublada, y entonces, en vez de salir de nuestra situación hacemos un pozo más profundo.

Y yo creo que las peores decisiones se toman cuando estás en un valle. Y desafortunadamente tengo que reconocer que yo fui víctima de mis impulsos, de mis emociones y de mi estómago.

Pero eso fue hasta antes que descubriera el estoicismo y sus principios. Y hoy recordé una de las primeras frases que leí.

“To bear trials with a calm mind robs misfortune of its strength and burden.”

Seneca

Enfrentar los problemas con una mente calmada, le quita a la mala fortuna su fuerza y su peso.

Y hoy que estamos cerrando el año, es un buen momento de ponernos de resolución, tener una mente más calmada. Recordar que no son las cosas que pasan, si no nuestra actitud al respecto, la que nos afecta. Si bien no podemos cambiar en ocasiones los eventos. Si podemos cambiar nuestra percepción al respecto. Y no, no es para nada una tarea fácil, y es un proceso muy largo. Pero por eso estamos aquí, para aprender, y para ser mejores. Así que cuando sientas que la sangre te hierva y estás a punto de decir o hacer algo que no es bueno, recuerda a Seneca y quitale la fuerza a la mala fortuna. No dejes que tu mente deje de estar calmada y enfocada.

F.E.A.R

Forget Everything And Remember. Así dice una frase de la canción de Ian Brown. La letra es una joya, ya que en cada estrofa utiliza palabras que forman la frase de F.E.A.R. Y mas allá de qué es una de mis canciones favoritas, hoy que la escuché me puse a pensar sobre el miedo, y sobre el cómo a veces nos paraliza por cosas que jamás suceden.

Y muchas creemos que las cosas son difíciles o imposibles, y nos da miedo iniciar, sin saber qué precisamente por qué no iniciamos, las cosas se vuelven difíciles.

“It’s not because things are difficult that we dare not venture. It’s because we dare not venture that they are difficult.” – Seneca

Así que como resolución dejemos de tener miedo y de intentarlo de Convertir el FEAR en For Everything A Reason y saber que todo saldrá bien.

Fortuna

Photo by Kevin Bluer on Unsplash

Siempre me he considerado un tipo con muy buena suerte. Alguien al que la suerte lo ha acompañado. Y muchas veces me he puesto a pensar sobre eventos y situaciones y termino dándome cuenta que en realidad era más afortunado de lo que creía.

“Audentes Fortuna iuvat” – “Fortune favours the bold”

“La fortuna favorece a los audaces”. Y considero que he intentado muchas cosas que pocos se han atrevido. Y muchas de las cosas que he hecho me han salido bien, y muchas otras no han salido para nada bien. Pero tratando de ver las cosas con optimismo me he dado cuenta que aun cuando no he obtenido lo que quería, he tenido fortuna. Fortuna por qué la vida después de un golpe me ha permitido ver enseñanzas y me ha colocado en lugares que han ayudado a mi crecimiento. Y sí, es muy fácil voltear hacia atrás y darnos cuenta que las cosas tienen cierto sentido. Difícil es estar en medio de esa situación y no poder verlo. Pero es algo que debemos de intentar.

Y todo viene a colación por qué hoy por la mañana, leí una historia sobre Zeno, quién es considerado el fundador de la filosofía estoica. Antes de ser filosofo, Zeno era un mercante. En un viaje que realizó, su barco se hundió con toda su carga. Debido a ese evento el terminó en Atenas, y según cuenta la historia ahí fue dónde conoció acerca de Sócrates y algunos otros filósofos que en algún momento ayudaron a formar los principios de los estoicos.

Una frase que se le atribuye a Zeno al respecto es: “ahora que se hundió mi barco, estoy en buen camino”. Y creo que así debemos de actuar siempre. Viendo que aún cuando las cosas no son como las planeamos, que en el camino tenemos que ir dejando cosas, e incluso, personas y proyectos, todo tendrá sentido eventualmente.

Debemos confiar en que somos afortunados y que encontraremos primero la fortaleza para continuar, la paciencia para saber esperar, y la cabeza para aprender y ver la oportunidad en lo sucedido.

Quizás hoy eso a lo que te resistes a soltar, solo sea un lastre que no te deja avanzar al lugar donde estás destinado a llegar. Quizás hoy solo necesitas ser un poco más audaz, y confiar en que llegarás al puerto que te corresponde llegar.

“You can’t always get what you want
But if you try sometime you find
You get what you need.”

Rolling Stones

La Ciudadela

foto de una ciudadela en Malta.
Photo by Reuben Farrugia on Unsplash

Según Wikipedia: La ciudadela es una fortaleza construida en el recinto de una plaza fuerte o ciudad fortificada. Se trata de una fortaleza con baluartes y foso situada por lo común en puesto ventajoso para sujetar o defender una plaza de armas que regularmente cae o da al pie de sus baterías.1

Y así como la ciudad está protegida por una fortaleza, así es como debemos de tener nuestra mente. Protegida por una barrera, donde los malos pensamientos, donde las opiniones de los demás y las cosas fuera de nuestro control no nos afecten.

El concepto de nuestra mente como una ciudadela aparece en el libro de Pierre Hadot “The Inner Citadel” donde interpreta de una manera maravillosa y sencilla las meditaciones escritas por Marco Aurelio.

“The mind that is free from passions is a citadel, for man has nothing more secure to which he can fly for refuge and repel every attack.”

Marcus Aurelius, Meditations, VIII.48

Y es así que en cada ataque, cada problema, cada situación que sea complicada, debemos regresar a nuestra ciudadela. Confiando en que la barrera que tenemos no permitirá que nos afecten las cosas externas. Con disciplina y autocontrol. Recordando que los ataques, solo logran su objetivo si lo permitimos. De la misma manera, no debemos de permitir que el miedo de lo que puede suceder (que normalmente nunca sucede), nos afecte o nos saque de balance. Tampoco podemos permitir que el pasado defina nuestro presente.

Solo debemos de estar aquí y ahora. Sin dejar que los eventos externos y de los cuales no tenemos ningún control, nos afecten.

En un mundo de social media, donde la gente busca cualquier pretexto para atacarte, cuestionarte debes de estar refugiado en la ciudadela de tu mente. Nadie te conoce en realidad. Y nadie te conoce mejor que tu mismo. Por lo tanto no te debe de importar lo que la gente piense de tí.

El proceso de construir tu fortaleza lleva tiempo, pero hoy es un buen día para ponerlo en práctica.

“If you are ever tempted to look for outside approval, realize that you have compromised your integrity. If you need a witness, be your own.” – Epictetus

Silence

photo of a sign that says Silence - silencio
Photo by Scott Umstattd on Unsplash

“Silence is a lesson learned through life’s many sufferings.”

Seneca

Many times we say something and immediately regret it. Sometimes the things we say come from a place of hate, from a place of hurt and then they come back and haunt you. And the worst part is that most of the times we don’t know why we say the things we said.

Why do we say them then? Are we trying to look smart? Are we trying to win an argument with no basis whatsoever?

I think we must choose silence over most things. That includes keeping your mouth shut, instead of trying to win an argument on social media. We should think what are we going to say, and not react by impulse.

If we actually take the time to keep silent, we might actually learn to listen. And if we learn to listen, we might understand and read between the lines.

“I’ve begun to realize that you can listen to silence and learn from it. It has a quality and a dimension all its own.”

Chaim Potok

Silence is one of the great arts of conversation.

Marcus Tullius Cicero

Nos Creemos Demasiado Importantes

Y tan solo somos un momento en la eternidad. Creemos que lo que hacemos es tan importante que todo mundo nos debe aplaudir, festejar y celebrar todo lo que hacemos.

Pero cuando acabe el tiempo de nosotros en la tierra, lo único que quedará es nuestro recuerdo. Así que lo que tenemos que hacer es ser unas buenas personas.

 “because we are born for a brief span of life, because even this space that has been granted to us rushes by so speedily and so swiftly that all save a very few find life at an end just when they are getting ready to live.” 

Seneca

Blaming And Complaining

Blaming and Complaining
photo of a finger pointing
Photo by Charles 🇵🇭 on Unsplash

We are very fast to point fingers when something doesn’t turn out the way we want or we expect. We are quick to try to find who is to blame. We start complaining as if complaining solved anything.

Instead, we should as Epictetus said almost 2,000 years ago:

“For nothing outside my reasoned choice can hinder or harm it—My reasoned choice alone can do this to itself. If we would lean this way whenever we fail, and would blame only ourselves and remember that nothing but opinion is the cause of a troubled mind and uneasiness, then by God, I swear we would be making progress.”

— Epictetus, Discourses, 3.19.2–3

Remember that feelings are choices. And to choose not to feel harmed by events is one of the most important choices you can make. We get not to decide the outcome, but we do get to decide how we feel about it. Events after all are not something we can control. Yes we can plan, train or get ready, but still luck, randomness or other events can send all our plans out the window.

So remember to control your mind, control your thoughts and stop blaming and complaining. You are only wasting energy on things that won’t change anything. Instead today seek joy in purpose, excellence and duty. Do what you have to do.

Rules of Life

Photo by Mark Duffel on Unsplash

“In your actions don’t procrastinate. In your conversations, don’t confuse. In your thoughts, don’t wander. In your soul, don’t be passive or aggressive. In your life, don’t be all about business.”

Marcus Aurelius

One of my daily routines is to read “The Daily Stoic” a book written by Ryan Holiday. Everyday it has a quote by some of the most famous stoics. The quote for today stood up. It gives a simple guide on how to live your life. And even-though it’s simple, it takes a life to learn what it means.

As we end another work week, I think it’s time to reflect how the week went, but most important what are we doing to have a good life. And it doesn’t mean to being rich or have a problem free life. It means what we do with what we have.

As a reflection, have you procrastinated this week? Have you been telling the truth? Have you had positive and correct thoughts? Are you feeding your mind with good intentions? Are you nurturing your mind? your body? your soul? Are you giving yourself enough time to relax? to learn? to work on your passions? Are you becoming a better human being? Have you accomplished what you said you were going to do?