La Vida Es Un Proceso

Photo by Daniil Silantev on Unsplash

Como un río que se mueve de manera constante. Como un camino que nunca termina. Así es la vida. Un proceso constante donde tenemos que aprender, desaprender, y volver a aprender. A ganar, a perder. A intentarlo nuevamente.

Somos un proceso de evolución constante. Donde el universo sigue creciendo y mejorando su proceso a través de nosotros. Somos el universo en expansión. Y nuestra obligación es dejar que el universo se manifieste a través de nosotros. Sigamos aprendiendo, sigamos caminando. Sigamos intentándolo. SIEMPRE.


“Life is a process. We are a process. The Universe is a process.”

Anne Wilson Schaef

Los Mensajes Están En Todas Partes

Photo by Jason Leung on Unsplash

Cuántas veces nos detenemos a pensar la cantidad de mensajes que recibimos todos los días? Y por mensajes no me refiero solamente a los mensajes que recibimos por email, por messenger, por facebook, o por Whatsapp. De esos recibimos cientos y miles que seguramente no aportan mucho y solo provocan distracciones y que nos desenfoquemos de lo que estamos haciendo.

Yo hablo de los mensajes y de las señales que están ahí, que nos están tratando de dirigir, de ayudar con nuestras decisiones, a orientarnos y a guíarnos. Mensajes que nos inspiran y que tratan de decirnos cosas. El problema es que no ponemos suficiente atención. Y eso es lo importante. Prestar atención a nuestro entorno, escuchar, ver con atención, prestar atención a las cosas importantes, trabajar y definir lo que queremos y perseguirlo con un enfoque profundo.

Hoy apenas son las 7.30 am y para esta hora ya recibí varios mensajes importantes:

“Vivir es la actividad menos importante del hombre que se preocupa; sin embargo no hay nada mas difícil que aprender.” – Seneca

Recordar que que nuestro camino para mejorar es un camino sin final. El sabio que se comporta de manera perfecta en cada situación es un ideal, pero no es un fin. Debemos de disfutar el camino y el proceso. Confíar y sobre todo poner atención a los mensajes. Quizás quitando el ruido externo podremos escuchar lo más importante: a nuestro ser interior que ya conoce la respuesta.