Pesadillas

Nightmare
Photo by Ricardo Esquivel on Pexels.com

En los últimos días he estado teniendo pesadillas. Muchas de ellas sin sentido. Otras tantas han revelado muchos de mis mayores temores. Pero hoy particularmente desperté muy consternado. En mis sueños moría y quedaban muchas cosas pendientes por hacer. Besos que dar, abrazos que recibir, llamadas que hacer. Muchos te quiero que se quedan en la boca y no se dicen.

Y muchas cosas que soñaba por hacer que fueron interrumpidas por mi muerte (al menos en el sueño). Eso me hizo reflexionar mucho en el momento en el que estoy en mi vida. Hoy parece que ya no es tiempo de frenarse. Es momento de actuar, de hacer todas esas cosas pendientes. De escribir y de crear. De dejar el “que dirán” a un lado, y simplemente ponerme a hacer.

Hoy fue un día donde lo que me despertó fue una pesadilla. Pero qué pasaría si mañana ya no despierto? Pensemos que no tenemos el tiempo garantizado. Y si tenemos oportunidad de empezar, hagamóslo ya. No esperemos a que sea demasiado tarde.

Intentarlo

Hoy por la mañana estaba leyendo, y de repente me encontré con esta frase:

¿Qué intentarías hacer si supieras que no podrías fallar?

Y me puso a pensar mucho en las cosas que he dejado de hacer por miedo, por temor, por no tener la certeza que podrían funcionar. Y sin enumerarlas probablemente pude recordar al menos 5-8. Y en el 100% de las cosas que he dejado de intentar la razón principal ha sido el temor de fallar.

Sin embargo, el haber iniciado antes, el haber intentado las cosas, quizás hubiera provocado otras cosas. Quizás hubiera conocido gente que me ayude, que me hubiera tendido la mano o me hubiera enseñado. Quizás hubiera encontrado una manera novedosa de hacer las cosas. Pero sobre todo no me hubiera quedado con el “hubiera”.

Y entonces, la enseñanza de aquí en adelante es no te quedes con el hubiera. Simplemente intentalo. Si bien no puedo garantizar que no vayas a fallar, estoy seguro que vas a aprender mucho. Y cuando llegues al fin de tu vida, los “hubiera” serán muy pocos y las satisfacciones, muchas.