Suits

Photo by Hunters Race on Unsplash

El día de ayer terminé por fin de ver la serie de Suits. Es una serie que he seguido desde hace muchos años, pero por razones varias, tenía tiempo que no la veía y aún tenía pendiente ver la última temporada. Si bien no soy ya muy fan de sentarme a ver TV, ayer aproveché que fue un día tranquilo para hacer binge watching. El final fue lo que hubiera esperado y cerró de manera adecuada varios de los puntos que yo consideraba importante. Si fue un poco un stretch y quizás un par de capítulos estuvieron de más.

Cuando empecé a ver la serie fue en el 2012 (un año después que inició, pero que gracias a Netflix, pude ver desde el inicio). Y más que hacer una critica sobre una serie (de lo cual no trata este blog), lo que quería platicar hoy es de como la serie, representó una época de mi vida, y ayer que la terminé, sentí perfecto como estaba cerrando un ciclo.

Allá por el 2012, uno de los primeros regalos que le obsequié a mi esposa (que aún no era mi esposa) fue un Apple TV, para ver Netflix. En ese momento, pasábamos fines de semana enteros, encerrados y viendo TV. Una de esas series, era justo Suits. Y ayer que la serie cerraba con algunos flashbacks de los primeros capítulos, no pude evitar poner en perspectiva también mis últimos 7 años, y como si yo fuera un personaje de TV había evolucionado y cambiado. Entonces me puse a hacer un flashback de las últimas 7 temporadas de mi vida.

Había enfrentado problemas, había solucionado, había caído y había salido victorioso. Y definitivamente no soy el mismo de hace 7 años, y eso está perfecto. Mi versión actual es mucho mas completa, un poco mas evolucionado, con muchos aprendizajes, pero también dándome cuenta que aún no sé todo, y que ahí radica una gran oportunidad de crecimiento. Qué como cualquier personaje, tengo mi lado oscuro, mis luchas internas. Que soy un personaje complejo, pero qué sigo intentándolo. Qué sigo creciendo y evolucionando, que sigo equivocándome, pero siempre encuentro la salida, y como cualquier guionista, sigo escribiendo mi vida. Y si bien, no terminó mi serie, si termina hoy el año 46 y con él viene un mundo de posibilidades.

Nada está escrito, pero hoy tengo más herramientas y estoy listo para lo que sigue.

Cambio

Foto de un anuncio que dice la palabra Cambio
Photo by Ross Findon on Unsplash

Todos creemos que cambiar es difícil. Pero lo que muchos no nos ponemos a pensar es que lo único constante es el cambio. Ya sea nuestro cuerpo, nuestras celulas o nuestro entorno, todo el tiempo está cambiando. Y no hay nada estático. Y esa es la naturaleza del universo. Por tanto, lejos de percibir el cambio como algo malo, debemos de enfocarnos en abrazar el cambio y fluir con el.

Y debemos ser proactivos, en lugar de esperar a que el cambio repentino sea lo que nos queda. Y al iniciar un cambio, no hay que voltear hacia atrás, tan solo seguir avanzando. El chiste de todo cambio es enfocarnos y enfocar toda nuestra energía no en pelear y añorar lo que estamos dejando, mas bien tenemos que enfocar en construir lo que sigue.

Cambiar

Photo by Ben Regali on Unsplash

Así como el verano va saliendo y el otoño entrando, así como después del otoño seguirá el invierno, así es el cambio. Es algo constante que no podemos detener y es parte de la naturaleza y de la forma en que el universo opera.

Y la forma difícil de aceptar el cambio es no aceptarlo y dejar que la vida te llegue de golpe y te mueva de tu centro. O puedes aceptarlo como una realidad y abrazarlo y fluir con el.

Otro terrible error que cometemos es tratar de justificar nuestra situación actual por cosas que pasaron en el ayer. Y si tratamos de justificar eso, entonces estamos atorados. Y la única forma de avanzar es confiar en que el futuro será mejor y trabajar para alcanzarlo. Yo por lo pronto acepto todo cambio, por qué se que me está llevando a un mejor futuro.

Switch

Photo by twinsfisch on Unsplash

Transformar nuestros pensamientos puede ser difícil, sobre todo si hemos crecido con ciertas ideas sobre el dinero, sobre cómo debemos actuar, sobre nuestras relaciones, etc. Pero esa programación que tuvimos de manera inconsciente quizás desde pequeños, tenemos que cambiarla si queremos crecer. La parte mas complicada sin embargo es darnos cuenta de que tenemos que cambiar.

Y cuando nos damos cuenta de eso que tenemos que cambiar, ya no podemos quedarnos estáticos. Antes, mientras no sabíamos por qué actuábamos de alguna manera lo podíamos justificar. Pero en el momento que te vuelves consciente. Tienes que transformar.

Haz el switch de “todo está mal, estoy roto y sin posibilidades” y cambialo a “Estoy creciendo y sanando”. Poco a poco alimentando a tu mente con nuevas ideas y pensamientos.

Pero como empezar? Creo que el primer paso es leer cosas que reten tus pensamientos anteriores. Y tener voluntad de hacerlo. Visualizar como será tu vida después que logres cambiar esos pensamientos es otra manera. Y sobre todo tener la convicción que nada es imposible.

No crees que ya es momento de tener la vida que has deseado? ¿Qué ya es momento de conseguir todo lo que has querido? Ten fé de que así será y empieza por transformar tu vida, transformando tus pensamientos. Hoy es un buen día para hacer el switch.