Disciplina – Indisciplina

Photo by George Pagan III on Unsplash

Hace unos días (cuando inició la cuarentena en México), salió una frase que me llamó la atención. La frase decía “si no sales de esta cuarentena con un libro leído, una habilidad nueva, un negocio nuevo o mas conocimiento que antes, nunca te falto tiempo, solo disciplina”. Inmediatamente me sentí identificado, ya que la idea de permanecer tantos días en casa aunque complicados, los veía como una gran oportunidad para crear, y seguir cultivandome.

Y eso he estado haciendo. Sin embargo, ayer ví este meme, que hacía burla a esa frase, y además se burlaba de esto. Y entiendo que no todos tienen, posibilidad primero de quedarse en casa, y segundo, muchos tienen muchas actividades que les impiden ponerse a leer. Pero la realidad es distinta, todos tenemos tiempo. No se necesita una pandemia, simplemente se necesita voluntad.

Y si, yo prefiero ser del grupo que cree que solo se necesita disciplina a pertenecer a aquellos que se burlan. Al tiempo.

Lo Análogo le Gana a lo Digital

Picture of a camera film
Photo by Markus Spiske on Unsplash

Las cámaras de rollos son mejor que las cámaras digitales. El sonido se escucha mejor en vinil. Lo análogo le gana a lo digital. Esta es una discusión que en otros tiempos podría sonar muy hipster o hasta incluso muy snob. Pero el día de hoy que estamos en medio de la pandemia por el COVID-19, la realidad es que estamos dándonos cuenta que lo análogo es mejor que lo digital. Y no me refiero al sonido, me refiero a la sensación de estar presente y en vivo con otras personas. Poder verlas y sentirlas de manera análoga (presencial) y no por digital (Zoom, Skype). A veces no nos damos cuenta lo importante que es el contacto físico, el abrazo de mamá, de papá, hasta que nos hace falta.

Y a veces la vida es un tanto irónica. No queremos aprenderlo de manera orgánica, así que toma una pandemia, para enseñarnos la lección. Ojalá que una de las consecuencias de esta encerrona, es que al final de ella nos sintamos mas ganas de convivir con las personas de manera presencial, y menos de manera digital. Si, la tecnología ayuda, pero no hay nada como ver a alguien a los ojos y decirle te amo, y abrazarla. Si en este encierro les toca estar con la persona que aman, háganlo mas seguido. Y a los seres queridos, siempre que puedan díganles: “espero pronto verte en persona y abrazarte”.

Platicar sobre la Depresión

foto representando la depresion
Photo by Cristian Palmer on Unsplash

Contar sobre mis episodios de depresión siempre ha sido complicado. No recuerdo haberlo hecho mas que con una o dos personas (una de ellas mi psicologa y otra quizás un shamán. Y no es un tema fácil. Siempre hay prejuicios, y al menos para mí, aceptar que tenía (tengo?) depresión me hacía parecer muy débil.

Pero hoy he aprendido a vivir con ella, con entender que tengo capítulos que antes duraban semanas, y hoy he logrado bajarlos a horas, y en ocasiones a minutos.

Muchas veces alcanzo a ver en las personas eso que llamo los ojos de la depresión. Esa mirada nostálgica, de tristeza, de saber o al menos creer que sé que están pasando por un período de depresión. En ocasiones puedo ver en textos que la gente expresa su tristeza. Y en canciones es mas evidente, hay ciertas tonalidades musicales que me remiten o me hacen pensar y tener empatía. Pero últimamente he pensado mas bien que al sentir eso, simplemente estoy haciendo consciente algo que ya sabía. Soy depresivo. Y simplemente me veo reflejado. Y si antes la depresión me inmovilizaba, hoy he aprendido a vivir con ella. A abrazarla y a entender que es una compañera, que no debo de entender por qué la tengo. Solo debo de vivir con ella, de respetarla, de reconocerla, y de seguir adelante.

En ocasiones pienso que la depresión es un freno que me ha impedido avanzar, en lograr lo que deseo. Pero hoy por la mañana me cuestionaba, qué si en vez de quererla eliminar por completo, la abrazo y escucho lo que me quiere decir. Y quizás, solo quizás plasmar lo que me quiere decir. Creo que así podré dejarla salir y dejar que muestre su cara más fea, para no tenerle que ver más.

The Coward of the County

Hoy cuando desperté leí la noticia que Kenny Rogers, uno de los cantantes mas exitosos de música country de los 70’s había muerto. Al escuchar la noticia lo primero que pasó por mi mente fue los recuerdos de mi infancia. Escuchar sus canciones en el radio en mi casa.

Su música siempre me pareció muy nostálgica y triste. Mis recuerdos son de escuchar a mi padre escuchando a Rogers en la sala con un whiskey. Siempre con su mirada nostálgica.

Recuerdo mucho la canción de “The Coward of The County” y si bien la letra la tenía en mi mente, creo que jamás había puesto atención a la misma, hasta hoy. “You don’t have to fight to be a man”. Al término de la canción la frase se convierte en: “Sometimes you have to fight when you are a man”. Y a veces así va uno por la vida, evitando pelear, para no tener problemas, dejando que las cosas pasen, para evitar las confrontaciones. Pero llega un punto en el que no podemos mas. En el que debemos de ser fuertes y valientes. Espero que nunca en las circunstancias de la canción. Pero siempre defendiendo nuestros principios, nuestros valores. Llega un momento en que hay que madurar y dejar de ser el niño que nuestros padres piensan que somos, y convertirnos en hombres. Y a veces eso significa, cuestionar lo que nos enseñaron. Derrumbar la programación que nos pusieron en nuestra casa, romper los tabúes y los techos que nuestros padres nos impusieron, y entender, que, podemos ser lo que queramos ser.

Hoy entendí tanto. Y gracias a una canción escrita en los 70’s. A veces tardamos 40 años en hacer las conexiones. Pero una vez hechas, tenemos que atravesar ese espacio, y romper con lo que ya no nos sirve. Gracias Kenny.

Aprovechar el Tiempo

Photo by Djim Loic on Unsplash - Time
Photo by Djim Loic on Unsplash

Son tiempos difíciles. Son tiempos en que las circunstancias nos han obligado quedarnos en casa sin salir. Y las circunstancias parecerían todas oscuras. Qué haremos con un encierro de al menos 40 días? Parecería que la nueva plaga llegó. Y Así lo tenemos que tomar. Como una pandemia. Pero en lugar de vivir preocupados, debemos recordar la frase de Epictetus: “No es lo que nos pasa, es lo que hacemos con lo que nos pasa que es lo valioso”.

Podemos hacerle caso a todas las noticias, donde el mundo se acabará. Y utilizarlo a nuestro favor. Y aprovechar el tiempo. Para convivir con la familia, para finalmente terminar ese libro que has tratado de leer, el que has querido escribir.

Guardar distancia social te deja en casa, pero no por eso no tienes conexión al mundo externo. Al contrario, hoy estamos mostrando el lado bueno del internet, como quiso ser desde un principio. Una herramienta para conectar. Y como tal, la debemos utilizar. Hay cientos de miles de cursos gratuitos, para aprender algo. La otra opción es seguir perdiendo el tiempo, quejándonos, pero eso no servía cuando no había pandemia. Por qué ahora sería distinto?

Si bien las circunstancias no son las ideales, recordemos que las crisis son el mayor potencial de oportunidades. Solo tenemos que observar para verlas. Y tú? que harás en este tiempo?

Todos Tenemos Un Libro Dentro de Nosotros

Photo by JESHOOTS.COM on Unsplash

En tiempos de Coronavirus, todos nos hemos visto obligados (o casi todos) a quedarnos encerrados en casa. Tratando de adaptarnos a una nueva realidad. Una en que el trabajo ha cambiado, y de repente nos estamos encontrando con que tenemos tiempo libre, quizás causado por los tiempos que estamos ahorrando en el tráfico. Y una de las preguntas qué me he planteado y todos creo deberíamos hacernos es: ¿Qué hacer? Y lo mas sencillo es seguir procrastinando y perdiendo el tiempo, viendo series de manera ininterrumpida, seguir dando scrolling a los feeds de las redes sociales.

Pero qué tal si hubiera otra opción? Y la hay, se llama, escribir el libro ese que estás destinado a escribir, y que sabes que está dentro de tí. Esa idea que ha estado navegando por tu cabeza. Y hoy es el momento de iniciar. Con tanto libre que vas a tener, haz que tu voz se escuche, y crea eso que siempre has soñado. Empieza ya.

Destruyan Todo – 9 Marzo

Foto tomada del Heraldo de México. Todos los derechos reservados

Estas últimas semanas en México han sido terribles para las mujeres. Las estadistícas no mienten. Es un reto ser mujer en nuestro país. No solo se asesinan 10 mujeres en promedio por día, la realidad es que todas sufren de acoso, violencia y una inseguridad terrible.

Es por eso que hoy 9 de marzo las mujeres decidieron simular que sería un día sin ellas. Están convocando a no asistir a su trabajo, a no hacer labores diarias y demás. Y la verdad, no podría estar más de acuerdo. Hay demasiadas cosas que tienen que cambiar en nuestro entorno y quizás solamente así, con no verlas, tendremos más sensibilidad como hombres.

Mucho se ha criticado que hay violencia en las marchas o en sus consignas, o en que pintan los monumentos. Y la pregunta es, si una de tus hijas fuera esa víctima que harías? Yo quemaba todo, y espero que ellas también lo hagan, para crear una nueva sociedad de igualdad. Destruyan todo y pongan nuevos cimientos basados en la igualdad

No Dejar de Crear

Photo by Tim Mossholder on Unsplash

Qué es ser creativo? Que significa publicar tu trabajo? Qué significa seguir adelante aún a pesar que no tienes ganas, o que piensas que tu trabajo no es bueno? La clave es no dejar de crear. Seguir adelante, tomar esa foto, pintar ese cuadro, escribir ese blog post. No importa lo que estés haciendo, nunca dejes de crear.

A veces no salimos de foco un poco, dejamos de hacer cosas que nos apasionan, por el ritmo mismo de la vida. Pero este es un recordatorio para que sepas que siempre habrá alguien al otro lado listo para ver que vas a crear, para leer eso que te interesó escribir. Pero lo más importante es que no lo hagas para nadie más, más que para ti. Cuando lo entiendas, encontrarás tu nicho y todas esas dudas se despejaran, y serás el creativo que siempre has soñado, y el que el mundo está esperando.

Depresión

Photo by Sasha Freemind on Unsplash

En la semana el nuevo video de Residente – René se lanzó y rapidamente fue un éxito. El video narra la historia de Residente y es una historia super personal. Quizás todos alaban la fortaleza de contarla, y hay un tema que va por toda la historia, que creo que es lo más importante. La depresión.

En la mirada de René, se percibe la tristeza, el sentimiento de tener todo, y no estar satisfecho, de saber que no perteneces a ningún lugar. Y eso, me resonó demasiado. Y me hizo sentir identificado.

Creo que en ocasiones lo he escrito, y sutilmente lo he platicado con varios conocidos, pero yo también sufro de depresión. Y he visto y sentido de primera mano lo que la depresión es, como se refleja. Esa sensación de no permanecer a ningún lado, de una tristeza profunda a pesar de que otros podrían decir que tenemos “todo”. Esa sensación de querer desaparecer.

De no encontrar tu lugar, de sentirte que no encajas, y que nadie te entiende. Es una sensación terrible, y se siente un vacío y unas ganas de ya no sentir, de no tener dolor.

Afortunadamente, ya lo he identificado y puedo navegar en el 90% del tiempo sin que sea un tema. Y los ciclos cuando siento que una nueva oleada viene, lo tengo identificado. Y si, la medicina con ayahuasca me ayudó muchisímo y ha hecho que me sienta bien practicámente todo el tiempo. Pero no siempre. Pero también ya he aprendido a vivir con esa sensación, y hoy lo identifico.

Sé que no todos tienen esa capacidad, por lo que les pido, si alguno de ustedes se sienten identificados, no lo piensen mas y pidan ayuda. Siempre habrá alguien para escucharlos, para ponerles atención. Y sobre todo, recuerda que pedir ayuda no significa debilidad. Al contrario. Siempre hay una solución.

Mi Padre

photo of a man holding his son looking at a mountain
Photo by Austin Walker on Unsplash

En ocasiones anteriores ya he hablado de mi papá. Quizás no he platicado tanto que el y yo hemos tenido una relación fría, distante y hasta conflictiva durante muchos años. Incluso cuando mis padres se separaron yo me alejé mucho tiempo de el, pero de unos años a la fecha hemos tenido la oportunidad de platicar un poco más. Y digo platicar, pero en realidad mi padre es una persona de muy pocas palabras y que no le gusta expresar mucho, por no decir nada.

Sin embargo, he aprendido a perdonarlo, por las cosas que yo pensaba que había sido lastimado por el. También he aprendido a apreciar todas las cosas y todos los sacrificios que hizo por nosotros, ahora que a mi me toca ser padre me doy cuenta que somos muy injustos como hijos, y que a veces no vemos ni valoramos el enorme esfuerzo que realizan para darnos lo mejor que pueden. Pero lo más significativo para mí durante los últimos años es darme cuenta que a pesar de su edad (74 años) sigue practicando medicina, sigue siendo un doctor muy reconocido y sigue operando.

Cada cierto tiempo le piden hacer la re-certificación, que es un examen muy difícil y extenso. Durante las semanas o meses previos al examen, mi papá se vuelve muy distante, se enfoca en estudiar, y a veces hasta se vuelve grosero. El caso es que ayer aplicó su examen. Ayer me pidió que lo acompañará a dejarlo a la universidad donde se llevaría a cabo. Cuando me subí al carro con el, lo primero que le dije fue – “pa, se que te va a ir muy bien en este examen, pero yo lo que quiero decirte es que admiro, que tienes 74 años, que sigues teniendo hambre de conocimiento y eso me ha servido mucho por que eres mi ejemplo, y me demuestra que con voluntad todo es posible”. Tuvimos un pequeño momento en donde nos quedamos en silencio, y bueno, después el doctor regresó a ser el doctor. Pero hoy escribiendo nuevamente te digo papá, gracias por todas las enseñanzas, las que me diste con palabras, con golpes, pero sobre todo con tu ejemplo. Hay cosas que aprendí de tí que quisiera quitarme (ciertas actitudes), pero en general te digo, Gracias. Sé que lo hiciste bien, y hoy trataré de seguir tu ejemplo.