Dejar Volar

Photo by Pixabay on Pexels.com

Los últimos meses del año, tuve que tomar muchas decisiones respecto a personas cercanas. Fue un proceso muy doloroso que por mi condicionamiento no había podido hacer. Entre una culpa auto impuesta, así como cierto remordimiento y hasta comodidad no me dejaba ver que era necesario.

Y no fue una ruptura fácil. Sin embargo hoy como padre entiendo que era necesario. Soltar y dejar volar a los hijos es un proceso doloroso. Y si bien seguramente la percepción de ellos hacía mi no es la mejor. Es algo que tenía que hacer.

Dejar volar a los hijos cuesta. Pero cuesta mas seguir tratando de considerarlos niños cuando ya son adultos. Así que dentro de mi proceso de sanación, hoy estoy tranquilo, y con ánimos de seguir mi vida. Creyendo y esperando que esta decisión haya sido buena.