Días y Meses que Pasan

Photo by Martin Lopez on Pexels.com

Han sido días y meses largos. Estamos a medio noviembre y algo que sería temporal y que inició en marzo, hoy parece que es la nueva normalidad al menos hasta el siguiente verano.

Es complicado poner en perspectiva todo lo que ha pasado. Pero tratando de hacer un análisis de lo que estos 8 meses de encierro nos han dejado, creo que han sido mayormente positivos.

Afortunadamente mi familia sigue sana en todos los frentes. Yo, con salud. Si bien últimamente mi salud mental siento que es de un enorme cansancio, en general, todo está bien.

He aprendido mucho, y aún sigo batallando con los limites que por alguna razón siguen existiendo en mi mente. Estoy luchando para romperlos. Pero sigue siendo complicado.

A la distancia he visto como muchos de los patrones o conductas que tengo han sido heredados o pasados por mis padres. Y no lo hago con el afán de juzgarlos, simplemente lo hago como un análisis de que así es. Mi batalla ahora es para procesarlos y romperlos.

Me siento como tratando de salir del agua, y sabiendo que afuera es mejor, pero hay algo que me ata a quedarme ahí. Supongo que sigo buscando las tijeras para cortar el lastre, cuando solo necesito darme cuenta que poniendo mis manos en el piso y empujandome hacia afuera basta.

Hoy tomo la decisión de hacerlo