¿Tomarte un día de descanso?

Han sido días pesados. Días de estrés, de desvelos, de cansancio mental. Hoy el cuerpo me lo empezó a decir. Es momento de descansar. El dolor de espalda empezó a aparecer. Primero como tensión en los hombros y cuello. Y luego dolor en la espalda.

Es momento de escuchar al cuerpo. Pausa. Pero también es momento de escuchar a tu inconsciente. Ese que te pide a gritos. Que pauses. Que te detengas. Y conectes con el. Conectes contigo. Y vuelvan a platicar. Vuelvan a tener esa conexión. Necesaria para encontrar el balance. Pero sobre todo para que no estén tan separados.

Es momento de tomarte unas merecidas vacaciones. Aún cuando eso solo implique no hacer nada.