El Pasajero

Hay días en que no entendemos el por qué pasan las cosas. Tratamos de encontrar o de racionalizar situaciones, y muchas veces nos perdemos en el por qué de las cosas, en lugar de entender que no es lo que nos pasa, si no nuestra actitud.

Recordar que soy un pasajero dentro de esta vida, y que solo estaremos un tiempo debería hacer mas ligera la carga y mas divertido el trayecto. Pero nos detenemos a cuestionarnos tanto el por qué, que nos olvidamos de buscar soluciones. Nos atoramos en lo sencillo en lugar de darle la vuelta a las cosas.

Todos los días podemos subirnos nuevamente en este avión llamado vida y verlo como una carga, o simplemente disfrutar el camino. Disfrutar que somos un pasajero y que podemos hacer cosas maravillosas. Difícil verlo cuando estamos metidos en problemas, pero todo es perspectiva. Hoy elijo subirme al avión y disfrutarlo