Derrota

Photo by Alexander Schimmeck on Unsplash

Antier uno de mis hijos tuvo un partido de futbol americano de su temporada 2020. Y su equipo perdió de una manera terrible. A la mitad el marcador iba 13-0 favor el otro equipo y al iniciar las acciones de la segunda mitad, mi hijo tuvo una carrera de mas de 80 yardas y anotó touchdown. Todo parecía indicar que se podría remontar el marcador.

Sin embargo, esto no sucedió, tras una serie de decisiones del entrenador y de los jugadores el resultado no solo no se dio, si no se perdió de una manera estrepitosa. Pero eso no es lo más importante. El otro equipo no dejó de burlarse, de mofarse y no era un comportamiento solo de los jugadores, si no hasta de sus coaches.

Y mas allá de ganar o de perder (a mi en lo personal no me gusta perder), hubo varias lecciones que le compartí a mi hijo al final. Se necesita tener mucho valor para meterse a la arena y jugar un deporte de contacto. Se puede ganar o perder, pero lo que no se debe de perder jamás es el respeto por tu contricante. No puedes ir por la vida burlándote.

Como le dije, la vida da revanchas, y seguramente en el futuro, estos dos equipos se enfrentarán nuevamente, y el resultado será distinto. En el inter, solo queda seguir entrenando, seguir preparándose, y dejar la derrota en el pasado. Solo queda seguir mejorando un día a la vez. El partido ya terminó, y si los demás siguen ahí, lo mas sano es dar un paso al frente y prepararse para el siguiente rival. Esta derrota, como muchas victorias, solo es un buen recordatorio que la vida y lo importante es el trayecto, y aprender de ello.