A Veces Cuesta Ser Constante

Photo by Thought Catalog on Unsplash

En los últimos días me he sentido cargado de muchas cosas, entre que mi trabajo ha sido muy difícil, que he traído muchos pendientes, y que mi mente parece estar muy dispersa, me ha costado mucho trabajo ser constante en la escritura.

A principios de año me había prometido o comprometido a escribir 500 palabras al menos diarias. Había dicho que también iba a escribir otro tanto para mi trabajo y al menos un artículo adicional para mi perfil personal, pero ha sido sumamente (por no decir, imposible). Y me cuesta trabajo aceptarlo, por qué soy alguién que si inicia o se compromete a algo, tiene que hacerlo realidad. Pero sé que estoy tomando el approach incorrecto. Tengo que disfrutar mas lo que hago, para que se convierta en algo bueno y algo que se hace con gusto, y no un dolor, o algo “que tengo que hacer”.

También creo que es un proceso de descubrimiento, y a veces es mejor expresar una idea en pocas palabras, que tratar de divagar. Así que hoy me doy permiso de decir, no he sido lo constante que quisiera, y también que me falta mucho por hacer. Construir un hábito, es algo que debe ser poco a poco.

Así que este es un mensaje, para recordarte que no importa si de repente tienes un contratiempo. El chiste es seguir avanzando, y a veces, o casi siempre un pequeño paso, es mejor que ninguno. Y en el camino, hay días que puedes dar dos pasos, y retroceder uno, pero a fin de cuentas, no abandones.

Como un sidenote, les recomiendo este libro, que estoy leyendo, para hacer mas fácil convertir a tener mejores hábitos. Tiny Habits – The Small Changes That Change Everything – TJ Fogg