Viajar por Carretera

Photo by Sam Burriss on Unsplash

Hoy me tocó viajar de Guadalajara a Queretaro para ver el primer partido de temporada de uno de mis hijos en su nuevo equipo. Es un trayecto relativamente cercano (alrededor de 4 horas y media).Durante el camino de ida iba escuchando algunos podcasts, hasta que ya no podía seguir concentrandome, entonces me puse a pensar mucho. Sobre las cosas que he hecho, en lo que estoy tratando de hacer, lo que he logrado y lo que me falta por hacer. Y entonces, traté de calmar mi mente, poner atención a mis pensamientos y sobre todo, no pensar en nada. En escuchar mi respiración, en enfocarme en el presente, para que fuera un rotundo fracaso.

Es muy complicado hacer que la mente se calme. Y es algo que toma mucho tiempo. Para mi quizás 2 horas estuve tratando de hacerlo hasta que me di por vencido. Llegaron a mi muchos pensamientos, muchas ideas, mucho de lo que me está pasando, pero no fui capaz de poner en calma y en blanco mi mente. Eso me dice que tengo que regresar a meditar y a ponerme en silencio. Es como un músculo que dejas de ejercitar. A ustedes les pasa?