La Constancia

Photo by Dustin Lee on Unsplash

Cuando crees que ya has pasado un objetivo, la vida se encarga de ponerte la prueba nuevamente. Solo para verificar qué es realidad. Así me está pasando últimamente. Yo había dicho que todos los días iba a escribir aunque sea unas cuantas líneas (en realidad el objetivo lo he ido bajando de 750 palabras a 500 a unas cuantas palabras diarias). Pero a veces es difícil. Parecería que se activa un mecanismo dentro de tu mente que te dice, vas muy bien, pero vamos metiéndote miedo nuevamente, vamos a tratar de distraerte un poco para ver si puedes seguir con la constancia. Pero al igual que con el entrenamiento en el gimnasio, no podemos esperar que todos los días sean perfectos, e incluso debemos esforzarnos más y aparecer en esos días en que las ganas están más débiles que otros días. Es en esos momentos donde la resilencia debe aparecer. Así que se vale salirse un poco del camino, pero lo que jamás debemos permitir, es abandonar y rendirnos.