Amanecer

Photo by Ferdinand Stöhr on Unsplash

Hoy por la mañana salí del gimnasio alrededor de las 7.00 AM. Normalmente cuando salgo, me subo al carro y la vuelta es a la derecha y luego luego a la izquierda. Hoy, tenía que ir a cargar gasolina y llegar a comprar café, por lo que la ruta que seguí fue vuelta a la derecha y seguir derecho. Normalmente se alcanza a ver a la distancia el amanecer. Pero hoy al seguir derecho y evitar unos edificios que estorban la vista, tuve delante de mí uno de los amaneceres mas maravillosos que he visto. El contraste del cielo naranja, tras de unas sombras negras me parecieron espectaculares. Por lo que aprovechando que no había tráfico, me detuve y me bajé del carro para admirar semejante belleza.

Fueron tan solo unos minutos en lo que terminaba de salir el sol, sin embargo fue un momento de suma paz, de lograr una conexión con la tierra, con el sol y con el universo, como tenía mucho tiempo sin sentir. Ver el maravilloso amanecer, y darme cuenta de lo vivo que estoy fue impresionante.

Entonces mientras cargaba gasolina me puse a pensar, cuantas veces estamos tan atrapados en nuestra rutina diaria, que si nos damos la oportunidad de desviarnos un poco, podríamos ver cosas maravillosas, que están ahí, esperando ser descubiertas y vistas. Como a veces estamos tan atrapados en el día a día que evitamos voltear al cielo y observar las bellezas de la vida.

Para mi esos 3-4 minutos me cambiaron la perspectiva, y no sé si eran las endorfinas después del gimnasio o que, pero en realidad me dió un cambio de paradigma y de visión importante.

Ese amanecer para mí, representa muchas cosas, sobre todo entender que puedo dar mucho más y que no puedo seguir desperdiciando el tiempo. Qué tengo que observar más y vivir más. Hoy deseo que ustedes también tengan ese amanecer a su potencial. Que así sea.