Un Día Lleno de Hábitos

Photo by Drew Beamer on Unsplash

Ayer platicaba con una buena amiga sobre los hábitos, y me contaba que para ella era imposible hacer ejercicio por la mañana. Me decía que necesitaba bañarse a primer hora para poder despertar. Yo le comenté un poco sobre mis hábitos y mis horarios, y eso provocó que me pusiera a pensar en como de manera automática hacemos muchas cosas sin pensar realmente por qué lo hacemos.

Pero también pensaba sobre el lo difícil que podría parecer en cambiar esos hábitos. Todos los días hacemos pequeñas cosas que nos acercan o alejan de nuestros objetivos. Y muchos de esas cosas están tan grabadas en nuestro subconsciente que no nos damos cuenta, hasta que el día se nos va por completa y resulta que no “pudimos hacer nada”.

Te has puesto a pensar en cuáles hábitos te están acercando a tu meta? ¿Cuáles, por más que lo “intentas” no puedes dejar, aún sabiendo que son malos para ti? Y sobre todo, te has dado el tiempo para darte cuenta que tu día está lleno de pequeños hábitos que dirigen una gran parte de lo que haces? Desde fumar después de comer, hasta dormir una siesta, pero luego quedarte desvelándote hasta las 3 am. O ir al gimnasio dos días, faltar 3 y comer pésimo.

Es momento de hacer una lista de todos los hábitos y de repasar todo aquello que haces día con día. Eliminar aquellos que no ayudan e incorporar otros que si, es un proceso. Hay un libro muy bueno que se llama “The Power of Habit” de Charles Duhigg que te puede ayudar en este camino de cambiar.