Suits

Photo by Hunters Race on Unsplash

El día de ayer terminé por fin de ver la serie de Suits. Es una serie que he seguido desde hace muchos años, pero por razones varias, tenía tiempo que no la veía y aún tenía pendiente ver la última temporada. Si bien no soy ya muy fan de sentarme a ver TV, ayer aproveché que fue un día tranquilo para hacer binge watching. El final fue lo que hubiera esperado y cerró de manera adecuada varios de los puntos que yo consideraba importante. Si fue un poco un stretch y quizás un par de capítulos estuvieron de más.

Cuando empecé a ver la serie fue en el 2012 (un año después que inició, pero que gracias a Netflix, pude ver desde el inicio). Y más que hacer una critica sobre una serie (de lo cual no trata este blog), lo que quería platicar hoy es de como la serie, representó una época de mi vida, y ayer que la terminé, sentí perfecto como estaba cerrando un ciclo.

Allá por el 2012, uno de los primeros regalos que le obsequié a mi esposa (que aún no era mi esposa) fue un Apple TV, para ver Netflix. En ese momento, pasábamos fines de semana enteros, encerrados y viendo TV. Una de esas series, era justo Suits. Y ayer que la serie cerraba con algunos flashbacks de los primeros capítulos, no pude evitar poner en perspectiva también mis últimos 7 años, y como si yo fuera un personaje de TV había evolucionado y cambiado. Entonces me puse a hacer un flashback de las últimas 7 temporadas de mi vida.

Había enfrentado problemas, había solucionado, había caído y había salido victorioso. Y definitivamente no soy el mismo de hace 7 años, y eso está perfecto. Mi versión actual es mucho mas completa, un poco mas evolucionado, con muchos aprendizajes, pero también dándome cuenta que aún no sé todo, y que ahí radica una gran oportunidad de crecimiento. Qué como cualquier personaje, tengo mi lado oscuro, mis luchas internas. Que soy un personaje complejo, pero qué sigo intentándolo. Qué sigo creciendo y evolucionando, que sigo equivocándome, pero siempre encuentro la salida, y como cualquier guionista, sigo escribiendo mi vida. Y si bien, no terminó mi serie, si termina hoy el año 46 y con él viene un mundo de posibilidades.

Nada está escrito, pero hoy tengo más herramientas y estoy listo para lo que sigue.