Cocinar Y Reflexionar

Photo by Tanushree Rao on Unsplash

Hoy en la mañana me puse a cocinar, junto con mi esposa. Y preparamos chilaquiles. Mientras ella estaba preparando la salsa, yo picaba cebolla y chile. Como siempre en nuestra casa, casi todas las actividades están rodeadas de música, y hoy no fue la excepción. Mientras cocinábamos, sonaba la música y por coincidencia o qué se yo, salió una canción de David Byrne. “This Must the Place”. Y una de la parte de la canción dice:

“Home, is where I want to be.

But I guess I’m already there

I come home, she lifted up her wings

I guess that this must be the place.”

Talking heads – this must be the place

Y mientras sonaba volteé a ver a mi esposa y vi que ella bailaba al ritmo de la canción mientras seguía cocinando. Y de repente me volteó a ver e intercambiamos miradas y bailamos un poco. Y la frase esa retumbó en mi. Fue un pequeño instante donde la vida me permitió darme cuenta lo afortunado que soy.

Tener una mujer como la que tengo, y estar en un lugar y espacio en el que estoy. Me doy cuenta que la vida ha sido buena conmigo. Si, me ha costado mucho trabajo y ha habido momentos muy complicados, pero llega un día en que parafraseando otra canción de David Byrne te encuentras en una hermosa casa, con una hermosa esposa y te preguntas como llegaste aquí. Y no queda más que ser agradecido.

“And you may find yourself in a beautiful house
With a beautiful wife
And you may ask yourself, well
How did I get here?”