Miserable

Photo by Jon Tyson on Unsplash

Todos los días tenemos dos opciones. Y en ambas la decisión al final es de nosotros. No de nadie más. Ya que nadie tiene el poder de hacernos sentir de una u otra forma. Eso lo decidimos nosotros. Así que nuestras opciones son: hacernos miserables, o hacernos fuertes.

La cantidad de trabajo o de esfuerzo para sentirnos de una u otra forma, es la misma.

La decisión es nuestra. Si durante años te has hecho sentir miserable, y eso no te ha ayudado a avanzar, no crees que es conveniente cambiar la perspectiva? Hoy es un buen día, para recuperarte y sentirte mejor.