Aprendizaje – Fundamentos

imagen de un atajo
Photo by Ugne Vasyliute on Unsplash

Hoy por la mañana, tuve una reunión con una de mis colaboradoras. Ella tiene mas de 7 años trabajando conmigo. Y la conversación salió ya que en uno de los procesos le pedí que hiciera las cosas con una metodología muy especifica que utilizo para ese tipo de circunstancias.

Ayer recibí un correo de ella pidiéndome que le revisara unas cosas (adicionales a las que yo ya había invertido cerca de 2 horas haciendo). El caso es que me comentó que no había tenido la respuesta que esperaba. Le pregunté entonces si había seguido los pasos que le había indicado que siguiera. Me dijo que no, que no lo había hecho así. Qué tenía mucho trabajo y que esa era la manera de avanzar más rápido.

Entonces la discusión se basó en explicarle que los atajos son buenos, si sabes que te darán mejores resultados. Qué para ese tipo de circunstancias yo tenía algo que me ha funcionado de manera constante y si bien he hecho ajustes a lo largo del tiempo hay ciertos principios que no cambian.

Y eso me puso a pensar en todos los atajos que engañosamente tomamos creyendo que nos vamos a ahorrar tiempo, pero sobre todo que nos va a facilitar las cosas, sin alcanzar a visualizar que simplemente vamos a tener que repetir las cosas por no hacerlas de la manera adecuada. Me recordó la frase que mi madre me repetía – “el flojo y el mezquino, andan dos veces el camino”

Cuantas veces caemos en la trampa que estamos muy “ocupados” cuando en realidad solo estamos perdiendo el tiempo en algo que no funciona. Caemos en la trampa de estar ocupado, cuando pudimos facilitarnos las cosas. Y no se trata del tiempo invertido, se trata mas bien de lograr los resultados que se te piden.

La gran enseñanza aquí para mi y para ella es que podemos tener toda la tecnología, recursos y demás, pero si no seguimos los fundamentos y principios no se lograrán los resultados.

A mí me deja la enseñanza que de vez en cuando es importante regresar a reforzar los principios y fundamentos. Una y otra vez, las veces que sea necesario.