Un Viaje Personal

picture of the cosmos

Uno de los programas de TV y de culto mas famosos fue el de Cosmos de Carl Sagan. Tan solo fueron 13 capítulos pero transformaron la manera de compartir la ciencia. Pero sí ponemos atención y nos fijamos y leemos a detalle el título completo del programa vemos que en realidad se llamaba “Cosmos: Un Viaje Personal”. Y hoy quiero escribir sobre nuestro viaje y paso por esta vida debe ser personal. Sobre descubrir nuestro propio Cosmos.

Muchas veces tratamos de fijarnos en la vida de nuestro vecino, nuestro conocido o amigo y cuando logran o adquieren algo, en muchas ocasiones no podemos evitar sentir cierta envidia. Es parte de la naturaleza humana tratar de compararnos, y en algunas ocasiones entramos en un ciclo de competencia, de tratar de demostrar o superarlos. Los estadounidenses incluso tienen una frase para eso “keeping up with the Joneses”. Pero esa no es una manera correcta de vivir nuestra vida. Y tampoco te lleva a tener profundidad y a que sea sustentable. Y tampoco es para lo que estás en esta tierra durante tu vida.

No Hay Nadie Mejor que Tú siendo Tú

En algún momento entenderás que la vida no es una competencia. Qué la vida es solo tuya y que el camino que te toca recorrer es solamente tu viaje personal. Qué con el único que tienes que competir es con la versión tuya de ayer. Que el objetivo es ser mejor de lo que eras antes. De dejar de creer en esos pensamientos que te han limitado tanto tiempo. De descubrir cual es la razón de tu paso por este mundo. De encontrar el objetivo de la vida para ti. De dejar fluir tu creatividad, de desarrollar y alcanzar todo tu potencial y de creer en ti y entender que estás en esta vida para algo más que verla pasar.

Hay gente que logra entender eso a muy corta edad, otros ya avanzada su vida, pero como ya lo dije, no es una carrera. El objetivo es descubrirlo y ser tu propio Cosmos, disfrutar tu propio viaje. Y encontrar el significado de la vida para ti. Y entender que no hay nadie mejor que tú para ser tú.

Y llegar al punto en que permitas que el universo se manifieste a través de ti. Que fluya toda su energía, su creatividad y que te conviertas en la mejor versión de tí. Que descubras de lo que eres capaz, que liberes todo tu potencial. Y que cuando regreses a las estrellas lo hagas sin arrepentimiento y sabiendo que lo hiciste lo mejor posible. Y que puedas decir: “Misión Cumplida.”