Support Players

Photo by Nathan Shively on Unsplash

En ocasiones anteriores he platicado que mi deporte favorito es el futbol americano. Y qué lo que mas me gusta de el es que fomenta el trabajo en equipo como pocos deportes lo pueden hacer. Otra parte importante por la cual me gusta tanto es ver como gente de distintos origenes y de circunstancias se integran y si hacen las cosas que les corresponde pueden llegar a producir cosas maravillosas.

Normalmente en el futbol americano las “estrellas” son aquellos que anotan más, hacen atrapadas espectaculares y demás. Pero ellos no serían capaces de tener nada de eso sin los jugadores de soporte. Esos heroes qué pocos ven pero de los cuales el funcionamiento del equipo depende. Son los linieros ofensivos y defensivos, los jugadores de equipos especiales, hasta los jugadores del equipo de práctica y aquellos que apenas entran una o dos jugadas. Ellos son los que hacen a los demás mejores.

Dejemos de alabar a las estrellas (ellos ya tienen suficiente con todo lo que publican sobre ellos), pero ahora alabemos a los heroes desconocidos, a aquellos en los cuales si no trabajan bien no habría estrellas.

Y eso nos sirve de aprendizaje en la vida fuera del campo. Muchas veces nos olvidamos de agradecer al resto del equipo cuando logramos algo. Se nos olvida que ningún objetivo puede ser alcanzado de manera individual. Y en el agradecimiento y levantar a los demás, estamos provocando una cultura mejor donde todos y cada uno se den cuenta de la relevancia de su papel. Así que todos los días hay que agradecer a esos heroes anónimos que nos hacen mejores.