Sentado frente a la PC

Photo by NordWood Themes on Unsplash

Hoy es uno de esos días en qué por mas que he intendado escribir no he podido. Una cosa tras otra he tenido que hacer y hasta mi rutina de sentarme por la mañana fue rota por una reunión no prevista. Y ahorita al sentarme y ver mi reflejo frente a la PC me doy cuenta que he estado evitando escribir por qué no tengo ninguna queja o preocupación.

Es decir, estoy lejos de tener una vida perfecta, pero hoy no me aqueja nada. Incluso mi dolor de hombro no ha estado presente. En términos emocionales estoy bien. Si bien es cierto que tengo algo de estrés, no estoy nada preocupado y eso es una novedad. Tenía muchos meses sin sentirme así.

No sé en realidad si debido a eso, mi mente se niega a poner en orden las ideas. O es que en verdad estoy transformando mi inconsciente. Y claro que no extraño esa sensación de preocupación. Pero estar tan en paz es una sensación extraña. Y quisiera que así se sintiera por siempre. Pero sé que no se puede. Así que por hoy, solo diré gracias. Y bienvenida esta sensación. Ya te extrañaba.