Puertas

Ayer que caminaba por Zapopan y tome la foto de arriba me puse a pensar en la analogía de las puertas. Me puse a reflexionar cómo uno va por la vida caminando y tratando de abrir puertas. Puertas que te ayuden a mejorar o a cambiar tu vida. Puertas que te acerquen a tu meta y tu objetivo. O puertas que te den salida a circunstancias que te han complicado tu existencia.

En ocasiones llegas a una puerta y descubres que está cerrada con muchos candados, otras que solo tienen una cerradura. Y otras que están abiertas de par en par. El tema es que no podemos esperar que todas estén abiertas y listas para recibirnos. Y aún cuando así sea que estén listos para recibirnos no necesariamente es la puerta que necesitamos abrir. En ocasiones hay que tocar fuertemente, en otras debemos de cargar con un mazo y en otras hacerla de cerrajero para intentar abrirlas, y en ocasiones debemos de entender que esa puerta no es la que debemos abrir, aun cuando sea fácil.

Pero para saber qué tipo de puerta debemos de abrir, primero debemos identificar que es lo que queremos hacer y encontrar. Y muchas veces se necesita tocar y timbrar en muchas puertas, antes de encontrar lo que estamos buscando. Yo espero que la puerta que necesito abrir ya esté a la vuelta de la esquina.