Sale El Sol

Y de repente, un día, todo empieza a aclararse. Un día todo deja de doler. Las cosas empiezan a mejorar. Y se ve una luz de esperanza en el horizonte. Y de repente te das cuenta que todo lo que has trabajado, todo lo que te has esforzado empieza a tener sentido. Todos los puntos se ve como se conectan y todo lo que has hecho vale la pena. Y en esos momentos se vale soltarse y llorar, no por sufrimiento, si no por ver que todo lo que has hecho valió la pena. Que todo tenía sentido. Y que finalmente alcanzaste todo lo que soñaste.