Sabádo

No hay nada como levantarse temprano un sabádo y ponerse a pensar. En lo personal hoy reflexionaba sobre como a veces nos ahogamos en un vaso de agua y no nos damos cuenta de lo afortunado que somos en tantos temas. Es cierto, problemas tenemos todos. Pero al menos en mi caso puedo decir con alegría que tengo un techo muy bueno, una familia maravillosa, tengo salud, un trabajo que me apasiona y por el cual soy muy remunerado. Vaya hasta cosas “simples” como tomar café puedo hacerlo en una cafetera automática y con molino integrado. Cuando primero te pones a agradecer y a tener gratitud, terminas dandote cuenta que tus problemas son insignificantes y tus fortunas muchas. Y que tienes una base muy sólida para construir lo que deseas. Si. piedras en el camino todos tenemos. Fortuna pocos. Así que en lugar de quejarte por qué no tienes tal o cual cosa (mi rant matutino iniciaba con ciertos problemas económicos hasta que me detuve.) Agradece. Y recuerda que tienes la base y la capacidad para solucionar cualquier cosa que te plasmes. Solo debes ser mas objetivo y pensar bien como hacerle. Disfruta tu sabádo. Pocas personas lo pueden hacer.