Felicidad

Photo by Hybrid on Unsplash

Debemos recordarnos constantemente que la búsqueda de la felicidad no es un objetivo. Si no es un proceso en el cual constantemente vamos ajustando. Hay momentos de maravillosa felicidad y momentos de tristeza. Uno no puede existir sin el otro. Para disfrutar de la felicidad primero debemos conocer la tristeza. Y cuando estamos felices debemos de darnos cuenta que lo estamos, para así atesorar ese momento y guardarlo en el corazón. Recordar esa sensación, sin nostalgia pero con convencimiento hará que nos sintamos más felices constantemente. Se trata de disfrutar esos pequeños momentos. De reconocer que hay belleza y cosas buenas en cada aprendizaje aunque aparentemente no sean momentos felices.

Ser feliz no se trata que todo esté perfecto. Si no encontrar la perfección en lo que vivimos.

Dentro del caos que a veces es nuestro día a día, reconocer esos momentos de felicidad y de disfrutarlos y absorberlos con gratitud. De eso se trata la vida.