Perdonar

Photo by Larm Rmah on Unsplash

A mi me es fácil olvidar. Tal vez puedas perdonar.

Perdonar es divino – Cerati

Normalmente los lunes me levanto un poco más temprano que de costumbre. Me gusta hacerlo para iniciar la semana con calma y sin prisas. Salgo de mi casa para irme al gimnasio alrededor de las 5.50. El caso es que hoy cuando salí me dí cuenta que no llevaba mi cartera y por tanto no iba a poder entrar a la clase. Lejos de molestarme me regresé a la casa. Y al ver que tenía tanto tiempo disponible me puse a meditar (una práctica recurrente en mí, pero que tenía varias semanas sin hacer). Durante la meditación y a medida que iba calmando los pensamientos y la mente se iba quedando mas callada una palabra seguía apareciendo: “Perdona”. Me puse a reflexionar y si bien hay eventos que no tenía en la mente o para fines prácticos yo pensaba que estaban olvidados, me di cuenta que aún no había perdonado a las personas que desde mi punto de vista me habían dañado.

Y fue entonces que hubo una catársis. Empezaron a aparecer recuerdos, eventos, y personas a las cuales pensé que ya había perdonado. Pero al traer los recuerdos me dí cuenta que no. Pero sobre todo, lo más importante me dí cuenta que seguir manteniendo esa sensación de agravio hacia mí, me estaba limitando. Entonces solté. Y al soltar vi como una gran pesadez se iba de mi. Lo más doloroso y más sanador de todo, fue que me pedí perdón. Perdón por mis pensamientos que me han limitado, por las cosas que me he causado y por no hacer algo al respecto antes. Hoy me quedo muy tranquilo por qué solté y me doy cuenta que no importa si no has perdonado. Hoy es un buen día para hacerlo.

Perdonar es divino. Y es sanador. Y nuestro cuerpo, mente y alma lo necesitan. Tú? Ya perdonaste? Y sobre todo, ya te perdonaste a tí?