Blank Canvas

Photo by Kelli Tungay on Unsplash

En ocasiones me gusta sentarme a dibujar. Y si bien no considero que sea un gran dibujante, me gusta el tipo de ilustraciones que hago. Cuando lo hago normalmente es mientras intento relajarme un poco y solo dejo que el lápiz o pluma se muevan libremente en la hoja de papel. El iniciar con una hoja en blanco y que al final resulte algo es un buen ejercicio y una buena metáfora para cada día. Yo estoy convencido que cada día es una nueva oportunidad de crear algo que te acerque más a tu objetivo. De dibujar y trazar la ruta hacia el lugar que quieres llegar, de acercarte más a tu meta.

Cada mañana al despertar, tenemos dos opciones, elegir levantarnos de malas o levantarnos de buenas. Preocuparnos por todo lo que tenemos que hacer o creer que todo se va a solucionar de manera positiva. Y no se trata de esperar que el milagro caiga de la nada. Simplemente el tener una actitud positiva te llevará a tener mas claridad. Vaya, no por desear tener un buen día, así será, pero para qué empezar con pensamientos negativos cuando puedes empezar con una mejor disposición. No por levantarte de malas los problemas se irán, pero que ganas despertar a las 5.00 AM (en mi caso) y ya estar de malas? Creo que cada mañana es una oportunidad de intentarlo nuevamente, de seguir persiguiendo tus sueños y de qué soluciones tus problemas. Parece demasiado positivo y la verdad es muy complicado cuando tienes muchos problemas, pero hay que poner en perspectiva todo. ¿Cuántas de las cosas que hoy pasas por alto, cualquier otra persona daría por tener?