15 Días Más

Photo by Ken Treloar on Unsplash

No les pasa que esperan que las cosas sucedan, y justo cuando es el momento en que deben de pasar se posponen? Que reciben alguna noticia que cambia todas sus proyecciones, pronósticos y hasta expectativas?

Durante los últimos 6 meses así me la he pasado. Esperando noticias que alivianen la carga. Noticias que ayuden a mejorar la situación. Pero cada vez se ha hecho más largo. No me malinterpreten, creo que soy sumamente afortunado. Y un principio importante con el cual me he regido durante los últimos años ha sido el de la gratitud. Hoy día gozo de salud, de un techo muy cómodo donde vivir, un trabajo bueno, comida siempre en casa y muchos privilegios que sé que muchas personas desearían tener. Sin embargo, eso no quita que de repente esto se complique.

Pero mientras escribo sucedio algo peculiar, quería quejarme un poco sobre lo que me está pasando, pero termino siendo agradecido. Quiero creer que todo pasa por algo y que al final todo va a resultar bien. Toda los eventos se ajustarán de nuevo y todo estará bien.

En mi nueva realidad, quedan 15 días para resolver muchos de mis temas y problemas.

Durante los últimos 3 años he leído mucho sobre los estoicos y son un fiel convencido de los principios, y Marco Aurelio tiene una frase que en lo personal me sirve:

“How ridiculous and how strange to be surprised at anything that happens in life!”

Es decir, deberíamos en lugar de reaccionar, saber que de repente las cosas pueden no salir como planeamos, pero no por eso debemos salir afectados. Solo debemos ajustar y volver a intentarlo. Así que de alguna forma es reducir las expectativas para no sentirnos decepcionados.

“Man is disturbed not by things, but by the views he takes of them.”

Epictetus

La frase anterior atribuida a Epicteto es algo que me tengo que recordar constantemente. Las cosas no son buenas o malas, simplemente son. Por lo que lejos de sentirme decepcionado, enojado, frustrado, debo de tomarlo como es, un solo evento, y lo que si puedo controlar es la forma en que reacciono ante dichos eventos.

Es bueno saber que al escribir algo que en un principio visualice como un rant, terminó llenándome de gratitud y volviendo a los estoicos para que me centraran y me recordarán cómo debo de tomar las cosas.