Vida Solo Hay Una

Photo by Fey Marin on Unsplash

El día de hoy por la mañana, falleció uno de mis tíos. Siempre bromeaba que cuando yo nací toda la atención paso de él hacia mí. El era el hermano mas pequeño de mi papá.

Fue un tipo muy risueño, carismático y que siempre tenía una buena broma que decir. Cada año sin fallar me hablaba para felicitarme por mi cumpleaños y siempre me decía que se acordaba mucho de mí.

Siempre fumó mucho y siempre tomó mucha coca cola. Vaya, decía que si no tomaba al menos 4 al día no podía caminar. No sé si eso fue el detonante que causó que se agravara su enfermedad y muriera. Pero lo que si sé es que el dijo que no le ibamos a quitar su Coca Cola por qué si lo hacíamos lo matabamos.

Ahora en la familia de mi padre, solo quedan 4 hermanos, y si bien es parte de la naturaleza de la vida, nacer, crecer y morir, ir viendo como la familia se va acabando, como tu padre va perdiendo fuerza y cada vez está mas cansado no es tan fácil.

Entonces el recordatorio para mi, es si, vida solo hay una y tenemos que disfrutarla, pero también tenemos que agradecer siempre por tener la dicha de tener a tus padres. De ser afortunados de seguir vivos, sanos. De disfrutar de la vida, y de decir a la gente que quieres, cuanto los quieres. Es mejor hacerlo ahorita que están en vida, y no cuando los tengas que cremar.

Tío, te voy a extrañar. Gracias por todo. Qué descanses en paz, y hasta que nos volvamos a ver. Hoy me tomo una Coca a tu salud.

Podcasts

Photo by Jonathan Velasquez on Unsplash

Tengo una obsesión fuerte con los podcasts. El escuchar historias de personas que han logrado vencer sus barreras mentales, que han logrado superar obstáculos que parecían imposibles y escuchar como han hecho para resolver ciertas cosas, han servido de guía para motivarme y darme cuenta que hay muchas cosas que no he hecho, y que si bien el tiempo sigue corriendo, aun puedo lograrlo.

Quizás uno de los podcasts que más me ha cambiado fue el de Cracks, donde entrevistó Oso a Julian Ríos, un chico de tan solo 20 años que ha logrado crear una empresa que está a punto de revolucionar la medicina, el diagnóstico, y quizás en un futuro la eliminación del cáncer de mama. Y me queda claro que la edad no es un obstáculo cuando se tiene la voluntad las ganas y la motivación para hacer algo.

Escuchar su historia, me ha hecho cuestionarme durante los últimos días, si es que en realidad estoy aprovechando todo mi potencial, y si en realidad estoy haciendo lo que debería hacer. Y la realidad es que no. Aún sigo divagando mucho, aún no me enfoco como debería. Y no es que tenga envidia, simplemente hoy me doy cuenta que estoy desperdiciando mi potencial. Y no debería seguir así. Tengo que confiar en lo que siempre me he dicho, que yo iba a ayudar a transformar las cosas, a hacer de esta, una mejor sociedad. Y creo que el día para empezar es hoy. Ojalá algún día pueda decirle a Julian eso en persona. Qué su historia me motivó, y que gracias a el, ahora estoy enfocado en cumplir mi misión. Y ustedes, si aún no se dan cuenta, tienen también un potencial infinito, que no deben desaprovechar. Y empezar hoy. No mañana. Hoy.

Ideas

Photo by Diego PH on Unsplash

Las ideas son cosas efímeras si no las ponemos en acción. Todos somos capaces de tener ideas extraordinarias, otros podrían tener ideas “locas”, pero sin ejecución no tenemos nada más que buenas intenciones. Estoy seguro que todos los que me leen, han tenido ideas extraordinarias, o cuando sale alguna idea de negocio, o de app, algunos dicen, eso ya se me había ocurrido.

Pero las ideas sin acción solo son buenas intenciones. Por eso no solo es bueno tener las ideas, si no poner manos a la obra. Cuáles de las ideas que te has imaginado que son “únicas” te has puesto a hacer? No hay que dejar pasar más días. Las ideas van tomando forma cuando empiezas a experimentar, quizás después de hacerlas digas, no era tan buena idea, o a la mejor en realidad tienes en tus manos la idea que va a cambiar el mundo. Entonces, no solo las pienses, hazlas.

Ejecuta y empieza. YA.

Siguiente Meta

Photo by Estée Janssens on Unsplash

Ayer escribía sobre cómo somos los humanos que los números buscamos que signifiquen algo. Eso, a raíz que llegué al post 250. Pero mas allá de si son muchos o pocos posts, lo importante al llegar a la meta es saber cual será el siguiente objetivo que te planteas. Si, ayer decía que mi siguiente objetivo era llegar al post 500.

Pero me empecé a cuestionar que era exactamente lo que quería alcanzar con eso. Y la respuesta es sencilla. No quiero escribir posts solo para decir que escribí algo. No quiero escribir un libro, solo para decir que lo hice. Creo que el crear, es solo una parte del objetivo. No es crear por crear. Y creo que hoy lo tengo claro. No es escribir un libro, como para marcar en un casillero, ya lo hice. Y todo esto que escribo, y que pienso al escribir, solo me han servido para darme cuenta de todo lo que quiero hacer. De entender como todo es un proceso de descubrimiento para tener claridad.

Claridad de pensamientos, claridad de ideas, y al final llegar a un objetivo y a una siguiente meta con la convicción de lo que haces es importante. Y ha sido todo un proceso para mí. Estoy seguro que todos tenemos un libro que escribir, una foto que tomar, una pintura que pintar, pero la pregunta clave es por qué?

Y creo que la respuesta es por qué todos tenemos que aportar, todos tenemos algo que hacer para dejar este mundo mejor. Para hacer algo y ayudar a que la sociedad mejore. Unos lo hacen escribiendo y poniendo a pensar a las personas, otros lo hacen mediante su trabajo, otros lo hacen inventando. Pero en el fondo, todos tenemos que trascender. Y si tu misión al final terminas entendiendo que es crear para motivar, para inspirar, es suficiente. No todos podrán ser Steve Jobs, ni Elon Musk. No todos serán Gabriel García Marquéz, pero todos tenemos que descubrir lo que nos hace únicos y explorarlos.

Cuando te das el tiempo de analizar y tratar de conectar los puntos hacia atrás, te darás cuenta que todo empieza a cobrar sentido. Y cuando eso empieza a pasar, descubrirás lo que estás destinado a hacer. Ojalá pronto descubras lo que estás destinado a convertirte. Y no te detengas hasta lograrlo.

250

Somos un poco especiales con los números y fechas como humanos. Nos gustan llevar record de los avances, parece que hay números “mágicos” como 100, 50, 500 etc. Pero hoy para mí es un día muy especial. Es el día 250 seguido que estoy escribiendo en el blog. Pero creo que es algo que tengo que celebrar. Y qué mejor que hacerlo escribiendo.

No ha sido nada fácil, y ha habido días en que me he cuestionado para que diantres estoy escribiendo.. Pero poco a poco me he dado cuenta que esto me ha servido para pensar, para poner en orden mis ideas, y para ir encontrando mi voz. Aún me falta muchísimo. Y ojalá cuando llegue al post 2500 pueda voltear a ver y decir, que feo escribía, pero he mejorado, y aún sigo haciéndolo.

Este post es un recordatorio para todos, que están tratando, que no hay nada mejor que hacer que seguir tu pasión. No importa si los primeros cientos (miles) artículos sean malos o irrelevantes. El chiste es que encuentres que tienes que decir. Si, aún hay cosas que me cuestan mucho trabajo contar, y hoy sigo escribiendo tras el anonimato por qué sigo sintiendo mucho miedo de la crítica, y de qué dirán. Pero hoy ese miedo es mucho menor que hace 249 días cuando decidí iniciar.

Así que si todo sale bien, en poco tiempo estaré festejando el post número 500. En el inter 250 está bien.

Euthymia

Photo by manu schwendener on Unsplash

Como todos los días, cuando despierto, de las primeras cosas que hago es leer algo sobre los estoicos. Busco alguna frase, alguna estrofa, algo que me ayude a pensar y a orientar el día. A recordarme sobre las cosas que puedo controlar y tratar de avanzar en mi intento de ser una mejor persona.

El dia de hoy la primer palabra que leí es Euthymia. Euthymia es esencialmente creer en ti y confiar en el camino que has elegido. Es permanecer enfocado y no distraido por los caminos alternos que puedes seguir. Es la habilidad de no ser afectado, distraído o tener dudas. Y se oye muy bonito y algo que deberíamos tener.

Pero sobre todo es una palabra que nos ayuda a recordar lo que debemos de buscar. Estar en euthymia constante. Es imposible, pero es lo que debemos de aspirar a tener y llegar.

Confiar en el camino, permanecer enfocado. Encontrar el camino y seguir adelante. Confiar en el proceso. Y estar en paz. Sabiendo que vamos a llegar a la meta eventualmente.

Dias Buenos, Dias Malos

Photo by Steve Halama on Unsplash

Hay días que son muy buenos. Unos días no lo son tanto, y hay otros en los que la sensación es de no querer saber nada por qué son días malos. Y las primeras respuestas es querer explotar, gritar y hasta golpear. Pero si algo he aprendido a lo largo de tanto tiempo, es que eso no es una buena solución.

Hoy fue uno de esos días, en los que aparentaba ser un día maravilloso, recibí una buena noticia, y todo se fue al carajo unas horas mas tardes, por otra noticia que recibí me sentí destrozado. Somos muy buenos para juzgar sin tener la otra versión. Y en un principio, la reacción que tuve era explotar y herir, pero decidí hacer caso a los estoicos y entender que lo que una persona piense no tiene que ver conmigo. Traté de manera clara decir las cosas, y explicar.

Pero si no lo entienden, y no pueden ver otras opciones, ya no es asunto mío. Y por unos instantes me sentí muy mal, muy triste y derrotado. Pero también entendí que no son cosas que puedo controlar. Y si solo puedo controlar mi actitud ante los eventos, entonces decidí ignorarlos. Y con todo el dolor de mi corazón seguir adelante.

Sé que los hijos son muy rápidos para juzgar, y no hay dolor mas fuerte que el que los hijos te causan, pero también es cierto que hay que soltar y no engancharte. A veces tristemente, lo mejor que puedes hacer es no compartir ni platicar tus logros y tus triunfos. Es mejor disfrutarlos en silencio. Un día malo no elimina los días buenos. Así que sigue hacia adelante.